PRESENTACIÓN TRIUMPH ROCKET 3 R/GT

Única en su especie: En el actual mercado de la motocicleta encontrar alguna moto que no tenga similitudes con otra, es casi tarea imposible. Siempre hay pequeños detalles aquí y allá que te recuerdan alguna de las “tendencias” imperantes, pero única es la palabra que mejor define a la nueva Triumph Rocket 3; aunque se me ocurren otros muchos adjetivos, pocos le pueden hacer tanta justicia como éste.

Asistimos a la presentación internacional del nuevo modelo de Triumph en Tenerife, algo que se agradece si estás en pleno mes de noviembre y puedes evitar hacerlo  sin riesgo de coger una pulmonía. Y sí, pensándolo un poco, además de única añado el de nueva, porque no tiene absolutamente nada que ver con sus antecesoras; solo conserva un pequeño aire de familia, el mismo que puedes tener  tú y tu primo lejano del pueblo.

El trabajo por parte del departamento de diseño de Triumph en esta Rocket 3 es superlativo, está cuidado hasta el más mínimo detalle no dejando nada al azar. La tarea no era sencilla: ampliar la cilindrada y las capacidades de la Rocket y que a la vez se percibiera más ligera y esbelta. No olvidemos que estamos ante una auténtica bestia con su motor de 2.458 cc (el modelo de 2004 cubicaba 2.294 cc), el de mayor cilindrada del mundo para una moto de producción en serie, que es capaz de desarrollar la impresionante cifra de 221 Nm a 4.000 rpm., un 71% más que su competencia directa en el mercado.

Para situarse en la cúspide de la pirámide, las Rocket 3R y GT han evolucionado. Una de las principales características que las han llevado a la cumbre ha sido la reducción de peso. Estas nuevas Rocket 3 pesan 40 kg menos que la generación del 2014; el nuevo motor de la Rocket cuenta con diversas innovaciones para optimizar su peso, como un nuevo cigüeñal, un nuevo sistema de lubricación de cárter seco y unos nuevos ejes de equilibrado. En conjunto, el motor se ha aligerado en 18 kilos respecto a la anterior generación. Otro de las claves de su “dieta” ha sido el novedoso chasis de aluminio con un innovador diseño orientado a optimizar su masa, y contribuir de forma definitiva al ahorro general de peso.

LAS NUEVAS ROCKET 3 R Y GT TIENE DETALLES DE CALIDAD POR DONDE LAS MIRES. LOS REPOSAPIES TRASEROS SON ESCAMOTEABLES Y SE INTEGRAN A LA PERFECCIÓN EN LA LINEA DEL CHASIS. EL TAPON DEL RADIADOR ES ESTILO MONZA COMO EL DEL DEPÓSITO DE GASOLINA.

Otra de las señas de identidad de estas musculosas máquinas son los colectores que, como si de un coche de carreras de los años veinte se tratase, muestra orgullosa. El espectacular sistema de escape hidroformado de tres colectores es un soberbio detalle de estilo  presente tanto en la Rocket 3R como en la Rocket 3 GT. Su innovador diseño ofrece un flujo de los gases de escape perfecto hasta el catalizador combinado y a través del triple silenciador; estos están distribuidos de manera muy inteligente, dos en el lado derecho y uno en el izquierdo, que forman una barrera visual para ocultar el horrendo, pero obligatorio, catalizador. Emite un profundo, grave y poderoso rugido que inmediatamente se convierte en tu banda sonora favorita.

El nuevo motor Rocket 3 logra un impresionante salto en prestaciones, y alcanza una potencia máxima de 167 CV a 6.000 rpm, un 11% más que su predecesor. Con más potencia desde las 3.500 rpm y a lo largo de todo el rango de revoluciones, hasta la línea roja en 7.000 rpm.

LOS DOS MODELOS CUENTAN CON LA MÁS RECIENTE GENERACIÓN DE PANELES DE INSTRUMENTOS TFT A COLOR DE TRIUMPH. SE TRATA DE UN PANEL MÁS SOFISTICADO, CON MAYORES POSIBILIDADES DE PERSONALIZACIÓN Y MÁS FUNCIONALIDADES QUE LA ANTERIOR GENERACIÓN.

LA PRUEBA

Tenía unas ganas enormes de ponerme a los mandos de esta nueva generación de Rocket 3; eran tantas las promesas por parte de la marca que se me antojaba complicado que cumpliera con todas ellas. Me equivocaba, y mucho.

Empecé la jornada por las chicharreras carreteras a lomos de la GT. En los primeros kilómetros no podía salir de mi asombro, la maniobrabilidad y soltura con la que se desenvolvía la moto eran increíbles. Cada curva, adelantamiento y frenada me dejaban atónito, el trabajo de rediseño en esta moto era total; es tan bueno que no se parece absolutamente en nada a la anterior.

En la GT la posición de conducción es típicamente touring, con los mandos de pie adelantados y el manillar curvado hacia el piloto. Una posición cómoda por definición. En las curvas más lentas las estriberas tienden a rozar, lo cual es lógico en estas motos si además tenemos en cuenta  lo tremendamente fácil que es meter la Rocket en curvas.

Esta facilidad se debe en gran parte al soberbio paquete de suspensiones que equipa. Cuenta con un amortiguador trasero Showa con depósito independiente, piggy-back, totalmente ajustable en precarga, compresión y extensión, y una horquilla Showa de 47 mm con ajuste en compresión y extensión, ¡casi nada!. El trazar bien las curvas se convierte en un juego de niños, incluso para una moto de 294 kg es orden de marcha.

Los adelantamientos sobre la Rocket 3 son espectaculares, notas como te empuja el Avon Cobra 240/50 R16 contra el asiento y como las distancias se hacen cortas. No es problema, el sistema de frenado de esta moto corre a cargo de lo mejor del mercado. Las nuevas Rocket 3 están equipadas con pinzas de freno Brembo Stylema, de cuatro pistones y anclaje radial que muerden sendos discos de 320 mm delante, y 300 mm detrás. Su nuevo diseño permite un mayor flujo de aire circulando alrededor de las pastillas para que éstas se enfríen más deprisa, y ofrezcan un rendimiento superior. En la práctica esta capacidad de frenada consigue que hasta la más grosera metedura de pata quede en una mera anécdota. También tiene mucho que ver la IMU (Inertial Medition Unit) que manda información constante al ABS y al control de tracción, para que toda la electrónica juegue a favor nuestro.

En las sinuosas y “lunares” carreteras aledañas al Teide, el rango de marchas en el que nos movimos fue entre la 2ª, 3ª y 4ª para los tramos más rápidos y sin coches de alquiler (impredecibles en sus maniobras). El nuevo embrague hidráulico asistido permite un accionamiento suave y reduce el esfuerzo sobre la maneta. Además, la nueva caja de cambios de altas prestaciones y seis velocidades cuenta con engranajes de acoplamiento helicoidal para resultar más suave, resistente y ligera que una caja de cambios convencional, y está específicamente diseñada para transmitir el enorme par motor de esta nueva generación. Además la Rocket 3 cuenta con el control de arranque en pendiente que impide que la moto ruede hacia atrás, mejorando la seguridad y la confianza del motorista al parar en cuestas, incluso cuando la moto está cargada al máximo o lleva pasajero. El sistema se activa con la maneta del freno delantero y acciona el freno trasero hasta que el motorista reanuda la marcha. Esta función se  puede activar y desactivar desde el menú de configuración de la moto.

A mitad de jornada tocaba cambiar de montura y ponerse a los mandos de la Rocket 3 R, he de reconocer que desde que la pude ver allá por el mes de julio me moría de ganas de probarla. Su posición de conducción, sus líneas limpias  y ese pedazo de motor me atraían cual canto de sirena.

SI YA RESULTABA FÁCIL TRAZAR LAS CURVAS MÁS COMPLEJAS CON LA GT CON LA R ES COMO SI FUERAS SOBRE UN RAIL. NO HAY LUGAR PARA EL ERROR, LA MOTO VA EN TODO MOMENTO POR DONDE QUIERES Y SIN SOBRESALTOS

Lo primero que se nota con respecto a la GT es obviamente la posición de conducción, mucho más erguida gracias a los reposapiés más centrados y más agresiva debido al su manillar más plano puramente roadster.

Si ya resultaba fácil trazar las curvas más complejas con la GT con la R es como si fueras sobre un rail. No hay lugar para el error, la moto va en todo momento por donde quieres y sin sobresaltos.

Para esta parte de la prueba volví a hacer uso del modo de conducción Sport, ya que habíamos venido a jugar. Las dos Rocket 3 incorporan los modos de conducción Road, Rain, Sport y Rider (personalizable), que ajustan los mapas de inyección y la configuración del control de tracción para adaptarse a las preferencias de cada uno y a las condiciones de cada momento. Los modos de conducción se seleccionan fácilmente, incluso en marcha, desde los mandos retro-iluminados en las piñas del manillar.

Con la R lo de rozar con los reposapiés en las curvas ya no era tan sencillo y convirtió los tramos de curvas en un baile mucho más fluido. Los kilómetros fueron cayendo implacablemente y mi opinión sobre estas máquinas afianzándose al máximo. Son espectaculares.

Las mires por donde las mires las nuevas Rocket 3 R y GT son únicas en su especie. Es cierto que sobre el papel se pueden comparar con algunas otras (Diavel o FXDR 114), pero solo sobre el papel. Si vamos a las cifras y acabados no hay absolutamente nada igual en el mercado de la motocicleta. Y como nos gusta etiquetarlo todo probablemente la llamemos muscle/bike, power/roadster o bestia/parder; pero, lo realmente cierto es que es única. En breve podrás ver la prueba en nuestro canal de YouTube, como adelante este video en primera persona para que podáis percibir parte de las sensaciones que os hemos comentado en este artículo.

Equipamiento de la prueba: Casco Bell Eliminator, Pantalón Racered Tuono, Chaqueta Iguana Fifty-Eight, Botas Alpinestars Oscar Drystar Icon1000 Nightbreed.

Please follow and like us:
error